Cómo circular en la rotondas

publicado en: Sin categoría | 0

8

Tienen total preferencia aquellos vehículos que circulan por la rotonda frente a aquellos que pretenden incorporarse a la misma.

Si vamos por el carril derecho de la glorieta y vemos que otro vehículo quiere incorporarse no tenemos ninguna obligación de cambiar al carril izquierdo. Son ellos los que tienen una señal de ‘ceda el paso’. Eso sí… el sólo hecho de tener prioridad de paso cuando estamos circulando por una rotonda no debe contradecir la obligación que tenemos los conductores de facilitar, dentro de lo posible, la maniobra de incorporación de otros automóviles. Si la rotonda fuese muy grande no está de más, siempre que sea posible, desplazarse a un carril interior para facilitar la incorporación y regresar posteriormente al derecho.

Siempre hemos de indicar nuestras maniobras (cambio de carril o abandono de la rotonda) a través de las luces intermitentes (o en su defecto el brazo) para así poder advertir a los otros vehículos (tanto que circulan por la misma como los que deben incorporarse).

No se debe abandonar la rotonda directamente cuando se circula por el carril interior o de la izquierda, teniéndonos que situar con suficiente antelación en el de la derecha, advirtiendo de ello a los demás conductores.

Cuando nos incorporamos a una rotonda, tanto si debemos salir en la primera salida como continuar rectos, el carril que debemos ocupar hasta abandonar la glorieta es el de la derecha. Si por el contrario, el giro es hacia la salida que se encuentra más a la izquierda desde nuestra posición a la hora de incorporarnos o lo que deseamos es realizar un cambio de sentido, nos incorporaremos hacia el carril interior y nos iremos colocando paulatinamente hacia el de la derecha según vayamos recorriendo la rotonda y se aproxime nuestra salida.

Jamás abandonaremos una glorieta tomando directamente la salida desde el carril izquierdo/interior.

Comentarios

Comentarios por medio de facebook!

Comments

Dejar una opinión